domingo, 5 de marzo de 2017

NO TENGAS PRISA

Breve carta a la persona que más quiero:

Juno, no tengas prisa por crecer, hazlo a tu ritmo

Te digo esto porque pronto te darás cuenta de que todo va muy deprisa, todos corren y puede ser que sin darte cuenta te dejes llevar por la avalancha.

Se corre mucho por ser adulto y después existe un empeño generalizado por querer dejar de crecer, es un sinsentido, lo sé. Ojalá que tu infancia dure tanto como desees y que las distintas etapas de tu vida vayan fluyendo naturalmente, sin presiones externas, sin compañeros que te insten a ser mayor de lo que eres, sin adultos que pretendan que seas una mini adulta por puro egoísmo. 

A veces creerás estar en una carrera, y oirás a menudo aquello de "¿ya sabes/haces...?", "¿aún no...?", etc. Sentirás que te comparan con otros niños y niñas, algunos que ni conoces y con vidas distintas a la tuya. Otro absurdo.

Jamás olvides que yo no quiero que compitas con nadie, no espero que hagas nada antes que nadie, no le otorgo ningún valor a esta filosofía de la prontitud. La precocidad pienso que está sobrevalorada, que hace más mal que bien, que genera un peligroso orgullo. Siempre habrá alguien que acabe los estudios antes, que se case antes, que encuentre trabajo antes ¡¿qué más da?!

Desearía que los niños no fueseis tan permeables a la prisa adulta

Desde que nacemos nos están metiendo prisa: por decir "mama", por mantenerte sentado, por gatear, por andar, por hacer pipí en el váter... En la escuela incluso es peor, se venera al que antes sabe escribir su nombre, leer, sumar... No ganes medallas, vive experiencias fabulosas y hazlo intensamente. Busca la felicidad: tu felicidad.

Cuando alguien te pregunte hasta qué número sabes contar, explícale cuál es tu juego favorito. Vive la vida sin que la meta tenga más valor que el recorrido, ojalá puedas tomarte años sabáticos para viajar, experimentar, crecer, conocerte, descubrir, emocionarte, sorprenderte... No temas probar con distintas profesiones hasta dar con la que te encante, ni a embarcarte en varias relaciones hasta dar con la persona que te haga realmente feliz. Ves a tu paso, incluso corre, si es que así lo deseas, frena, para, reemprende... tú decides.

Y si alguien te dice alguna vez que se te va a pasar el arroz... sonríe, porque no va contigo la cosa.

Queremos que seas tú, que solo tú marques el compás de tus pasos