jueves, 30 de junio de 2016

VAYA JULIO ME ESPERA...

¡¡Buenos días!!
Hoy me paso por aquí para saludar y poco más, aunque tengo un par de temas a los que les tengo ganas, la verdad es que ahora no me puedo permitir el lujo de dedicarles tiempo. Este julio ha venido bien cargado de compromisos (por decirlo de algún modo) y después de tantos meses de vivir relajadamente, aunque cuidando de un bebé, ahora no dejo de organizar en mi mente los pormenores de estos días para que sean lo más llevaderos posible.

Hace dos días defendí el Trabajo de Fin de Grado ante el tribunal universitario, con la pasta que me he dejado en la universidad me parecía paradójico tanto agradecerles a los miembros del tribunal su presencia, su tiempo, la lectura de mi trabajo, los comentarios... cosas del protocolo. Debe ser que yo soy poco protocolaria, aunque no irrespetuosa, pero algo más natural que todo ese formalismo-postureo supongo... 

El caso es que llevaba un trabajo justillo, me coincidió el trabajo con el embarazo, buenísimo por un lado pero con momentos muy duros, pues justamente en esos momentos en los que mi mente era incapaz de concentrarse, en los que mi prioridad no eran los estudios (qué raro en mí), estuve a punto de tirar la toalla. Entonces, la directora de mi trabajo me dijo de dejarlo tal cual, pulir un poco y ya está. Siendo conscientes de que no era ni de lejos excelente, porque le faltaba más horas de trabajo y más revisiones y correcciones, pero ella me aconsejó que lo defendiera con el entusiasmo con el que hablo del tema y que adelante. Y le hice caso. Lo aparqué un año, porque la defensa me coincidía de lleno con parto y etapa UCIN, y dos días antes de presentarme ante el tribunal lo releí y me preparé la defensa. 

Pues bien, ya está hecho, y fue muchísimo mejor de lo esperado. Salí de la sala pensando que no aprobaba ni de broma después de oír todos los puntos negativos que estoicamente fui anotando; yo notaba que mi cara dejaba de sonreír, hasta pensé que si me metían mucha más caña me iban a caer unos buenos lagrimones. Pero mi sorpresa fue enorme al ver que lo han valorado con un 7'5 y, sinceramente, yo no me hubiese puesto más de un 6 y siendo generosa. Así que una cosa menos, ahora solo me falta el dichoso inglés para tener oficialmente el título de grado y creo que dejaré un tiempo la universidad y me dedicaré a las formaciones a mi aire, que son las que realmente me motivan. 

El día 16 de julio me presento a inglés y le tengo pánico, creo que por mucho que estudie no voy a estar suficientemente preparada y tampoco dispongo de mucho tiempo porque este lunes empieza la escuela de verano de Rosa Sensat y dura hasta el sábado y al lunes siguiente me incorporo al trabajo... No os digo que se me ha juntado todo!

Y lo de apuntarme a los cursos de verano, es que este año es perfecto: no trabajo y Juno viene conmigo, pedí permiso para asistir con ella y seguir con la lactancia a demanda. Aunque es lo que más me preocupa, que ella esté bien allí, e ir cargada con todo lo necesario para pasar el día fuera de casa: comida, juguetes, mudas, pañuelo, carro... Ya os contaré qué tal la experiencia.

Al final me he inscrito a tres y haré lo que pueda, dependerá de Juno que me quede a todos o no. He escogido La escuela lenta  con Penny Ritscher y Gianfranco Staccioli como formadores, porque me interesa muchísimo el concepto de pedagogía slow, ya os hablé hace un tiempo. Al de Caminos de Ítaca, hablé recientemente de él, este curso me viene como anillo al dedo, es como si hubiese estado pensado para encantarme ;) Y, por último, el de Motricidad en la escuela infantil con Núria Ferrando, porque quiero repensar el tema de la psicomotricidad en infantil, necesito aclarar ideas y aprender más al respecto, así que espero haber hecho una buena elección con los tres.


Juno me ayuda mucho a estudiar...
Cuando esté más relajada abordaré los temas que tengo pendientes, espero que no caduquen... lo que me pasa a menudo es que tengo un borrador ahí en espera un tiempecillo y entonces leo algún artículo genial sobre el tema que yo tengo pendiente de publicar y pienso que mi entrada viene a decir lo mismo pero peor dicho y lo borro. Así que no leeré blogs amigos hasta que publique jejejee!! También tengo fotos chulísimas de Juno, como no, es como estar en un aula en el que solo tienes un alumno para observar, es fácilisimo hacer buenas observaciones y tomar fotos! 

En fin, espero escribir pronto, compartir mis notas de las formaciones y más cosas. Cuando veo el número de visitas cada vez que entro en el blog me parece que sois muchas personas las que estáis ahí detrás de la pantalla, no vendo nada así que no se trata de cantidad pero me encanta saber que hay gente a la que le interesan las mismas cosas que a mí. Un beso enorme a todos :)

martes, 21 de junio de 2016

SOÑÉ UNA PISCINA...

Yo quería una piscina
y como soy una soñadora
en vez de buscarla en tiendas
o mirar por internet
la soñé.

El cuidado de los espacios para ofrecer contextos ricos en la cotidianidad




Y fue esa tarde en la que el sol ya no calentaba fuerte pero sus rayos aún vivaces se colaban como gatitos revoltosos por las rendijas de la persiana. Por esos mismos huecos, estrechos como ojillos achinados, un aire fresco y agradable ventilaba la habitación y mecía como si nada mi melena extendida sobre la cama.

Tal vez no dormía, no es necesario para soñar cosas bonitas. Aquel día cambié las sábanas y puse las de color frambuesa: dormir sobre sábanas recién puestas es uno de los pequeños placeres de la vida para mí.

Cerré los ojos y me vi tumbada en una gran roca, cerca del agua, de esa cala que por la tarde se va quedando sola. Pensé en una piscina para Juno, era transparente, no muy grande (ni en sueños me gusta derrochar agua) estaba colocada sobre la alfombra de bambú que usamos para jugar en la terraza y bajo una gran sombra. 
Dentro de la piscina algunas piedras bonitas, conchas, caracolas, corales...


En mi piscina ideal todos los colores son de tonalidades suaves, casi translúcidos, dejando que el agua y la luz protagonicen la escena.

Una piscina así bien merece una cuidada selección de elementos de juegos: algunos que sirvan para llenar y vaciar, otros para remover, salpicar, empapar, filtrar, regar... también para hundir y flotar. 

Pensé en tarros de cristal de distintos tamaños, más bien pequeños, acordes a las pequeñas manos de Juno. Cucharas de metal que irían desde la chiquitina de café hasta una contundente sopera, coladores, flaneras, jarritas, porrones, latas, tapas y tapones, trozos de manguera, tubos, botes... Sin olvidar incluir algunas flores, de esas que cuando salimos a pasear vemos caídas en el suelo y parece que compongan una alfombra en la acera; hojas de distintas formas, piñas, esponjas.




¿Pero sabéis qué? Que esa piscina solo existe en mis sueños y por más que la busqué (y la buscó, gracias Celeste por el esfuerzo y la comprensión) no encontramos ninguna ni parecida. Así que mientras no fabriquen esa preciosa piscina transparente, sencilla, no muy grande ni muy profunda, seguiremos usando la bañera Stokke.

Aún no he conseguido esa piscina soñada pero vamos acercándonos poco a poco...

Recopilando tarritos de vidrio...




Jarras de metal...



Chapoteando y removiendo el agua con ímpetu... 


Descubriendo siempre nuevas sensaciones 

lunes, 20 de junio de 2016

MUÑECA DE TRAPO

¡Buenos días! 
Hace tiempo que tengo ganas de hacer una muñeca Waldorf para Juno, pero se me hacía muy cuesta arriba buscar todos los materiales (no dispongo de tiendas cercanas donde conseguirlos), ni encontraba libros donde explicaran a nivel de principiante bien el proceso. En fin, que lo de la muñeca se iba postergando, hasta que encontré este libro que te enseña a hacer muñecas de trapo (simplemente muñecas de trapo). Aún así, advierto que para mi gusto da muchas cosas por sentado y me ha costado un poco seguirlo, pero en dos tardes he acabado la muñeca por lo que difícil difícil no ha sido ;)

La muñeca mide en total 40 cm.


1) Consigue el libro (yo lo saqué de la biblioteca)


2) Fotocopia el patrón del cuerpo de la muñeca y de la ropa que le quieras hacer al 140% (el tamaño me parece perfecto)

3) Recorta los patrones

4) Tiñe tela de trapo con infusión de té como recomienda el libro (aunque no explica como hacerlo) o, como he hecho yo, compra un retal de tela del color que quieras que sea su piel.

Retal de tela de 40 X 60 cm.

Dicen que no hay dos personas con el tono de piel exacto, si no leíste mi entrada sobre el color carne, esta imagen muestra la obra Humanae (en proceso) de la artista brasileña Angelica Dass.


5) Corta la tela conforme los patrones: el patrón de brazos y piernas es doblado y en espejo

Todas las piezas van con la tela doble excepto las dos piezas que componen la cabeza


Deja 1 cm. de margen aprox.

6) Sigue las instrucciones, aunque un poco escuetas, que ofrece el libro:

-Monta la cabeza, siguiendo los pliegues marcados en el patrón y ajustando las dos partes

 

-Une las dos mitades del cuerpo por el centro y cóselas a la cara de la muñeca, igual con las dos mitades de la espalda


-Después pasa las costuras a máquina (en la espalda el patrón ya señala una gran abertura sin coser para introducir el relleno)


-Cose a máquina el contorno de los brazos del revés, dales la vuelta y rellénalos de guata


-Monta las piezas de los pies, únelas a las piernas con puntadas y una vez todo bien unido cóselo a máquina, dale la vuelta y rellena de guata

-Con el cuerpo del revés une las piernas al final del tronco y cóselas a máquina


-Aunque, según el libro, la cara se borda una vez acabada la muñeca, yo lo he hecho antes de rellenar la cabeza de guata


-Sigue el mismo proceso de las piernas para los brazos y después cose los costados también a máquina, de modo que solo quede la obertura de la espalda


 -Empieza a rellenar con guata la cabeza y, a continuación, el tronco

 

Para el pelo
-Haz 7 madejas pequeñas de 12 hebras de lana de 60 cm
-Corta los extremos y ponlas una junto a la otra en línea
-Pega una tira de celo como si dibujases una línea divisoria en el centro
 -Pon un papel de seda sobre esta línea
 -Pasa la máquina, quita papel y celo: ya tienes la melena

Para el flequillo
-Haz 1 madeja de 12 hebras de 10 cm.
-Cose primero el flequillo a la altura que la frente
-Cose encima la melena
-Recorta lo que haga falta hasta que quede a tu gusto

Yo hice dos cortinas más de pelo y las cosí de la oreja a la nuca para que al recogerle en coletas la melena se viera una buena mata.

 


Ropa para la muñeca
Una vez acabada la muñeca, elije la ropa que más te guste, fotocopia el patrón a 140% (muy importante) y el libro da por hecho que ya sabes coser con patrones.

Estas son algunas opciones:



Tienes patrones para pantalón, chaqueta con capucha, camisa, gorros... Mis favoritos son la capa y el body.




Si te animas a hacer una muñeca, espero que mi paso a paso te ayude y qué me expliques como te ha quedado :)

miércoles, 15 de junio de 2016

ESCAPADITA AL PRIORAT

En esta entrada las protagonistas son las imágenes, poco puedo añadir, creo que por sí solas consiguen transmitir la sensación que nos llevamos de esta escapadita al Priorat


Paisajes preciosos: una naturaleza serena y envolvente.
Vistas desde Siurana.


Siurana


Excelente gastronomía: 
Productos de la tierra, sano y delicioso.
En el restaurante La Cooperativa de Porrera, en Litus nos hizo sentir como en casa.


Pueblos de postal:
Porrera, sus calles, sus fachadas y los relojes de sol.


Siempre que nos es posible, facilitamos que Juno explore el entorno y lleve a cabo sus descubrimientos de manera libre y autónoma, ofreciéndole la oportunidad de moverse libremente. 


La Cartoixa de Escaladei


Celler Mas Doix de Poboleda
Visitamos esta pequeña bodega.


Nos alojamos en Cal Comte en Torroja del Priorat
Un antiguo palacio restaurado, precioso, con un cuidado exquisito en todos los detalles, confortable, acogedor, amplio, tranquilo... y perfecto para ir con niños. 
Los desayunos en la terraza, con sus increíbles vistas, su paz, la decoración... ¡su todo! lo hace una experiencia muy muy agradable.
Anna, su propietaria, nos acogió fabulosamente bien.


Nuestra pequeña rastreator.
En poco tiempo ha pasado de arrastrarse a gatear y de sentarse a ponerse en pie, sus ganas de descubrir cuanto le rodea y su curiosidad infinita son el mejor aliciente.


Espero que os haya gustado El Priorat tanto como a nosotros.

viernes, 10 de junio de 2016

LA FRAGILIDAD

Mientras recogía los pedacitos de un frasco de cristal del cesto de los tesoros de Juno me vino a la mente la idea de fragilidad. ¿En qué piensas cuando escuchas la palabra frágil?



Hace un tiempo, preparando una charla sobre materiales, estuve reflexionando sobre la tendencia a ofrecer a los niños objetos casi eternos: duraderos, fuertes, resistentes, blanditos pero indestructibles... ¡¡y sobretodo irrompibles!! Y quise defender el valor de proporcionar también otros delicados, quebradizos, frágiles, endebles.. Porque si no les damos materiales que pueden romperse, ¿cómo van a aprender a cuidarlos, a ser conscientes de los límites que cada materia exige?

Por este motivo, a menudo, a los niños se les ofrecen juguetes de plástico. Y lo que no me gusta del plástico es que no tiene esencia. En general, no contempla matices, ni degradados, si imita texturas, es de un modo bastante rudo, casi todas las superficies, si las tocas, son iguales; casi todos los juguetes de plástico huelen y saben igual. En muchas ocasiones, el adulto lo elige por su durabilidad, por su resistencia, porque se limpia fácilmente, etc. Privándonos de algo tan fabuloso como es la percepción del paso del tiempo y del rastro de las manos que lo han tocado. 

La madera, en cambio, me apasiona porque se va transformando a medida que se usa: se moja, se lava, se chupa, se pinta, se ensucia, envejece... Ver que ese juguete de madera que has llevado al parque y se ha rebozado de arena y se ha limpiado y ha rodado por el suelo y ha pasado por varias manos..., de algún modo, conserva la huella de esa acción, de esa interacción, para mí es mágico. Ni a propósito se puede crear un material que de un modo natural conserve el recuerdo del juego, del tiempo. 

Pero aún así, la madera, dentro de los materiales naturales, es muy resistente, se va puliendo, desgastando, destiñendo... pero no se rompe con facilidad, por eso, a menudo, se usa para confeccionar juguetes y otros materiales para niños. Cuando pienso en fragilidad lo que me viene a la cabeza es algo que fácilmente puede destruirse, hacerse añicos.

¿Cómo aprenderán los niños, y después los adultos, a cuidar, a proteger, a tocar las cosas delicadas si les arrebatamos la fragilidad?

Como una cáscara de huevo o unos pétalos de flor. Ambos necesitan de unas manos muy cuidadosas para conservarlos intactos, un poco de presión de más puede dañarlos. ¡Qué gran aprendizaje! ¡Qué sensación tratar de cuidar de esta cáscara de huevo o ese pétalo de flor! Si no queremos romperlos tendremos que ir con más cuidado, desarrollar más delicadeza, más destrezas. Pero si los queremos romper, veremos como se produce la transformación, viviremos otra experiencia distinta.



Mi aparente reflexión entorno al tema de los materiales que ofrecemos a los niños, va mucho más allá. Tal vez, la materia solo sea una metáfora de la verdadera naturaleza del término, lo físico y lo anímico confluyen, se retroalimentan; la acción que sus pequeños cuerpos ejercen sobre los objetos que manipulan están estableciendo una manera de enfrentarse al mundo, asentando una actitud vital.

Todas las personas somos fragilidad y fortaleza, coexiste en nosotros esa dicotomía fuerte-débil: el desequilibrio eterno. Y la mayor de las fragilidades está en nuestra mente, es el pie del funámbulo al borde del abismo, un paso en falso y ¡zas! Toda persona puede ser frágil en un determinado contexto, momento o en relación a otro, es importante conocer la fragilidad en tanto que forma parte de nosotros.