lunes, 9 de diciembre de 2013

UBUNTU

Gracias Mandela. Hay personas a las que sólo puedo agradecerles haber existido. Y recordar, no sólo que significa la palabra "ubuntu", sino la filosofía de vida que conlleva este término. Personalmente, también me cuesta entender cómo se puede ser feliz si las personas de tu entorno están tristes.
Rescato una de sus frases:

"La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo"

Recuerdo cuando acabé el instituto y me sentía tremendamente tonta. Entonces no podía ir a la universidad, me gustaba escribir pero me sentía muy vacía cómo para escribir sobre nada medio decente. Decidí seguir leyendo para aprender cosas nuevas, también empecé a preocuparme por lo que sucedía a mí alrededor, a leer periódicos, a ver las noticias (al principio no me llamaba mucho la atención)... Los primeros años en la universidad fueron los mejores, conocí a gente muy muy interesante y encontré muchas respuestas: de las relaciones con compañeros, de asignaturas que despertaron mi curiosidad, etc. Me ayudó a tirar del hilo. Siempre encuentro hilos de los que tirar, la sensación de tener mucho que aprender nunca desaparece. 
No quiero que jamás desaparezca.

Pre-Navidad
Empapados de Navidad. El centro de Barcelona este sábado lleno de gente y de luces. Ambientazo en los mercados y muchos mercadillos artesanales. Compramos los últimos detalles para el árbol de navidad, que por fin está acabado.







Tiempo para reponer fuerzas y continuar. Las tertulias del café: me hicieron llorar de risa, reírme de mí misma y un poco también se rieron de mí. Sin filtro, me encanta!


Autoregalo. Compramos este cava en una pequeña vinoteca de Barcelona para la cena del sábado. No recuerdo su nombre, pero nos atendió un chico encantador!


Vino caliente 
Con roscos caseros de anís.


Receta de Miguel
Ingredientes:
  • 1 l. vino tinto (él lo compra en la bodega del barrio)
  • 80 g. azúcar moreno
  • Piel de 1 naranja y 1 limón
  • 2 ramas de canela
  • 3 estrellas de anís
  • 5 clavos
  • 1 rodaja fina de jengibre
  • 1 poco de nuez moscada rallada
  • 3 vainas de cardamomo
Elaboración
  • Poner todos los ingredientes en una olla alta, del litro de vino, de momento verter sólo un dedo raso. Se cuece todo 30' sin que hierva apenas, para que desprenda los aromas (removiendo de vez en cuando).
  • Se añade el resto del vino y se continua removiendo de vez en cuando durante 20', sin que rompa a hervir.
  • Se cuela y se guarda el vino en una botella de vidrio.
  • Se sirve caliente.
  • Se le puede añadir licor de naranja, poner un poco de miel o una rama de canela.